Policía Nacional en el centro de la tormenta tras muerte evangélicos

SANTO DOMINGO, (Prensa Latina).- La Policía Nacional Dominicana se encuentra hoy en el centro de la tormenta luego del homicidio de una pareja de religiosos ejecutado por varios de sus agentes en Villa Altagracia, en esta capital.

Lo ocurrido despertó la indignación de la sociedad y llevó al presidente del país, Luis Abinader, a acelerar el reclamo histórico de modificar la mencionada institución envuelta en cuestionados sucesos y que, cada cierto tiempo, deja ver sus excesos violentos con la ciudadanía.

El pasado miércoles, Abinader luego de condenar lo ocurrido en Villa Altagracia, dio instrucciones al Ministro de Interior y Policía para la cancelación de los agentes involucrados y su envío ante la justicia «donde deberán responder por sus actos».

Y dijo que no tolerará alguien esté por encima de la ley.

Pero junto a lo anterior, tomó la decisión de acelerar la reforma de la Policía y para ello creó y juramentó una Comisión que tendrá a su cargo un análisis y la entrega de sugerencias con vistas a lograr esa reestructuración.

El jefe de Estado dijo que el rol del órgano policial es mantener la seguridad ciudadana, la cual es clave y nuclear de los sistemas democráticos, «y de ella depende el éxito de vivir en libertad».

«La Policía Nacional tiene encomendada parte de esa seguridad y su actuación debe ser siempre ejemplar y ajustada a la ley. No cabe aquí otra interpretación que no se ajuste estrictamente a estos parámetros», agregó.

La comisión, compuesta por 20 personas, está encabezada por Servio Tulio Castaños, vicepresidente de la Fundación Institucionalidad y Justicia y todos trabajarán de forma honorífica.

Como era de esperar, ante el hecho que tiene sobre el tapete el actuar policial, no pocas instituciones y personalidades se pronunciaron y apoyaron la dureza del mandatario en función de poner orden en ese cuerpo.

La Fundación Justicia y Transparencia (FJT) opinó que existen «reiterados crímenes y abusos» de la Policía en contra de civiles y destacó es una vergüenza internacional el reciente asesinato.

El presidente de la FJT, Trajano Potentini, consideró necesario refundar desde cero la Policía y demoler el edificio que aloja su sede, en un acto simbólico, para dejar atrás «toda esa cultura trujillista» a fin de convertirla en un órgano garante, protector y defensor de la seguridad ciudadana y del combate a la delincuencia.

Por su parte, el Consejo Nacional de Confraternidades de Pastores Evangélicos, calificó de horripilante lo ocurrido y pidió involucrar a toda la población en el plan de seguridad ciudadana.

Los planes de seguridad no pueden limitarse a técnicas y habilidades para manejar las armas, tienen que involucrar un cambio de actitud de los integrantes de los cuerpos civiles y militares los cuales trabajan con el orden y la seguridad individual y colectiva, agregó.

Asimismo, la Alianza Dominicana Contra la Corrupción señaló que lo sucedido demostró lo dicho vox populi con respecto a los abusos policiales en el país.

A juicio del presidente de la entidad, Julio César De la Rosa, «este hecho junto a la ejecución de un Coronel de la Fuerza Aérea el pasado 24 de diciembre luego de ser perseguido, constituyen faltas graves del cuerpo policial, como resultado de una gestión ineficiente de su director, por lo cual pedimos su renuncia inmediata».

Lógicamente, el tema, ubicado en el centro de atención del país, tiene muchas aristas, no es nuevo y la solución del problema no será tan sencilla, de ahí el pronunciamiento del presidente en cuanto a que «me cueste lo que me cueste», reformaremos a la Policía.

fuente:almomento.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *