Mujer cuenta la historia de cómo quedó sin la frente de su cara

A los 22 años, Gráinne Kealy estaba en un auto que patinó sobre hielo negro y chocó contra una pared. Debido a que sus pies estaban apoyados en el tablero de instrumentos sobre la bolsa de aire, fueron forzados a volver a su cara, rompiendo casi todos los huesos. Así publicó unilad.co.uk

Gráinne explicó que tenía los pies en alto porque llevaba zapatos nuevos y no era algo que solía hacer.

“Mis pies estaban sobre el airbag y, ahora sé, se inflan a 200 millas por hora. La fuerza de eso significó que mis rodillas fueron devueltas a mi cara con mucha fuerza. Me rompí casi todos los huesos de la cara. Tuve una fuga cerebral llamada CSF (líquido cefalorraquídeo)] y perdí dos dientes”, declaró la joven.

Gráinne y su novio fueron llevados al hospital, donde la sometieron a una cirugía.

Sin embargo, solo unos pocos meses después se descubrió que tenía una infección en el hueso de la frente, por lo que los médicos tuvieron que extirparla. Gráinne tuvo que vivir sin frente durante dos años.

“Tomó un tiempo bajar lentamente. No era como si de repente me despertara y estuviera hundido. Tomó un tiempo, lo que probablemente me ayudó a acostumbrarme”, aclaro.

“Durante mucho tiempo, tuve miedo de salir de casa. Me convertí en un ermitaño. No quería salir y luego, cuando salía, me miraban. Compré sombreros para cubrirlo. También me preocupaba golpearme la cabeza”, dijo.

En 2009, los cirujanos del Hospital Beaumont lograron reconstruir la cara de Gráinne colocando una frente de cerámica.

“Fue extraño soy consciente de ello, pero realmente no puedo recordar cómo era antes de tenerlo”, confesó la joven.

“Desde que se ajustó por primera vez, me sacaron grasa del estómago e inyectaron ambos lados para rellenarlo porque podías ver los bordes. Creo que necesitaré tener ese procedimiento una vez más y luego espero que haya terminado”, declaró.

Gráinne, quien tiene un hijo de cuatro años, ahora está creando conciencia sobre sentarse con los pies en alto en un automóvil después del impacto que ha tenido en su vida.

“Solo quiero advertir a los demás sobre lo peligroso que puede ser. No lo sabía, y algunas personas me dicen “¿cómo pudiste haber sido tan estúpida?” pero honestamente no me di cuenta de que podría ser tan peligroso. Pensé que, porque estaba usando el cinturón de seguridad y estaba sentada correctamente en el auto, estaba a salvo. Quiero que la gente aprenda de mi error”, deseó Gráinne.

fuente:diariolibre.com.do

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *