Las mayúsculas y su caótico empleo: Preguntas y respuestas.

El término caos, según el diccionario académico, significa ´confusión´, ´desorden´. Y de esta última voz, el preindicado lexicón afirma que es la «Manera incorrecta, según un criterio o una norma determinados, de estar dispuestas las cosas o las personas en el espacio o de sucederse los hechos en el tiempo». Esto significa que el caos solo se manifiesta allí donde impera el desorden, la confusión, el error y el incorrecto proceder. Es lo que sucede, por ejemplo, con el uso de las mayúsculas en la práctica escritural, tanto en el español dominicano como en el mundo hispanohablante. Y de ahí, las sabias palabras de María Moliner cuando afirma que: ««El uso de las mayúsculas es la cuestión más caótica de nuestra ortografía»

Pero no se crea que ese desorden manifiesto en el uso de las también denominadas letras altas es solo ortográfico. El caos es también mental, vale decir, según lo que se piense acerca de estos signos gráficos, así se reproducirán en la escritura. Y no se crea, igualmente, que en los errores resultantes solo incurren los usuarios de la lengua de más bajo nivel de instrucción, sino todos los pertenecientes a los diferentes niveles socioculturales.

 Por esa razón, en un escrito de demanda laboral llegado hasta mí, hace ya varios años , un  conocido abogado y profesor universitario  mocano  escribe con mayúscula inicial las palabras «Doctor» , «Abril», «Licenciado» , «Tribunales»,  «República», así como los nombres de las divisiones territoriales  «Distrito Municipal», «Ciudad», «Provincia» y «Municipio». Y con minúscula inicial, el nombre propio «ángel» y del documento «cédula de identidad y electoral», entre otras voces y locuciones, erróneamente colocadas todas en medio o final del enunciado.

¿Apoyado en cuál o cuáles normas ortográficas, valdría preguntarse, escribió el precitado profesional del Derecho cada una de las anteriores mayúsculas y minúsculas iniciales?

Pero no solo el susodicho abogado. En iguales o parecidos desaciertos incurren también periodistas, maestros, médicos, ingenieros, autores literarios, etc.  Y hasta escritores de reconocida nombradía. De ahí que en textos de diferentes categorías, como en los casos antes transcritos, fácil resulta encontrar mayúsculas iniciales irregularmente escritas en palabras o nombres colocados en posición no inicial de la frase. Entre estos, formas de tratamientos como :»Don», «Doña», «Señor», «Señora»; cargos : «Presidente», «Diputado», «Ministro» ,»Senador…»; títulos académicos no abreviados : «Licenciado», «Doctor», «Ingeniero») ; meses del año :»Abril»,» Febrero», «Enero…» ; artículo que antecede a los apodos o sobrenombres : «Gonzalo Castillo, El Penco, ««Fernando Villalona, El Mayimbe», «Héctor Acosta, El Torito…«

DUDAS Y PREGUNTAS FRECUENTES

Las  preguntas frecuentes que sobre el tema se formulan, ponen de relieve las dudas, la inseguridad y el desconocimiento que generan el empleo caótico o irregular de las letras mayúsculas. Por considerarlo de interés, nos permitimos reproducir solo algunas de esas interrogantes con sus respectivas respuestas:

1.   « ¿Deben acentuarse las letras mayúsculas

El empleo de la mayúscula, establece la Ortografía de la lengua Española (OLE) no exime de poner tilde cuando así lo exijan las reglas de acentuación. Las mayúsculas, al igual que las minúsculas, tambiénllevan tilde si así lo requiere la palabra de acuerdo con las normas de acentuación. Nunca han existido reglas que prescriban lo contrario. Merced a esta falsa creencia, son muchos los que, especialmente en las redes sociales, escriben las ideas enteramente con mayúsculas, muy convencidos de que si omiten las tildes no incurren en faltas.

2.     « ¿Cómo deben escribirse los títulos de libros, nombres de instituciones, entidades y partidos políticos?»

Aunque está bastante arraigada la costumbre de escribir con  mayúscula inicial  cada una de las palabras que forman parte del título (Cantos de Vida y Esperanza)  de un libro,  así solo deberá escribirse la primera palabra : «Cantos de vida y esperanza», «Veinte poemas de amor y una canción desesperada». Sucede lo contario con  el nombre de instituciones, entidades, organismos, partidos políticos, cuyas palabras (sustantivos y adjetivos) que lo componen, salvo los nexos,  deben escribirse cada una  con letra inicial mayúscula :Museo del Hombre Dominicano, Partido Revolucionario Dominicano…

3.     «Cuando se trata de apodos y sobrenombres, ¿deben escribirse con mayúscula tanto estos como los artículos que los preceden?»

Tanto la Ortografía de la lengua española (OLE, 2010), como el Diccionario panhispánico de dudas (DPD,2005) establecen que en  los sobrenombres, apodos o alias y seudónimos deben escribirse con letra inicial mayúscula, los sustantivos y adjetivos que los componen, y en minúscula inicial, el artículo que habitualmente los precede, por no formar este parte de la denominación, como bien se aprecia en los ejemplos que siguen:  Héctor Acosta, el Torito; Frederick Martínez, el Pachá; Fefita, la Grande; Gonzalo Castillo, el Penco ; Isabel la Católica. En los diarios dominicanos, sin embargo, casi se ha convertido en norma la práctica de escribir con mayúscula inicial el artículo antepuesto al sobrenombre.

4.     «Algunas veces he visto las palabras don y doña escritas con mayúscula inicial y otras veces con minúscula. ¿Cuál es la forma correcta?»

Los sustantivos don y doña, salvo que se inicie con ellos el enunciadono deben escribirse con mayúscula inicial mayúscula, tal como indica la Ortografía de la lengua española. De acuerdo con las normas prescritas en  de este texto académico, lo adecuado es escribir con minúscula inicial todos los tratamientos, ya se antepongan al nombre (dondoñasanta…), ya se empleen en ausencia de este: «El señor Antonio falleció», «El señor falleció» «Roberto Gómez y don Ramón fueron dos grandes comediantes mexicanos»

5.     « ¿Cómo debo escribir los sustantivos que designan profesiones?»

Todo depende. Se escriben con inicial mayúscula solo si están abreviados (Dr., Lic. Ing.). De lo contrario,  con minúscula (doctor, licenciado ingeniero).

6.     «Los nombres de los accidentes geográficos compuestos por un sustantivo genérico (marrío, lago…) y un nombre propio (Mediterráneo, Pacífico, Ozama, Caribe…), ¿deben escribirse con mayúscula inicial tanto el nombre propio como el sustantivo genérico?»

En tal caso, solo en el nombre propio debe utilizarse mayúscula inicial: océano Atlántico, cordillera Central, río Ozama, pico Duarte…

7.     « Si en lugar de Dios, empleo atributos divinos que se refieran a él, ¿qué letra de inicio debo utilizar para escribir tales atributos? »

Los atributos divinos o apelativos referidos a Dios, Jesucristo o la Virgen María se escriben con mayúscula inicial. Ejemplos: Todopoderoso, Cristo, Mesías, Inmaculada, Purísima, Padre, Santísimo…

8.     « ¿Es correcto en un poema iniciar cada verso con mayúscula?»

Hasta el siglo XIX era costumbre utilizar la mayúscula inicial al comienzo de cada uno de los versos del poema.  Esa mayúscula, en la actualidad, carece de uso, razón por la cual solo el primer verso de cada estrofa o texto poético deberá iniciar con mayúscula.

«Nuestro dulce primogénito,
que sabe sentir y amar,
con tu recuerdo perenne
viene mi pena a aumentar»
(Salomé Ureña)

10. «He visto la palabra iglesia, una vez escrita con letra inicial mayúscula y otra vez con minúscula, y eso me confunde»

Existen nombres que en contextos específicos significan entidad o colectividad como un organismo determinado. Con ese significado, esos nombres deben escribirse con letra inicial mayúscula: Iglesia, Estado, Gobierno, Universidad, Justicia, Policía. Ejemplo: La Iglesia condena el aborto. Si en cambio el nombre designa una iglesia en particular, este se escribirá con inicial minúscula: En la iglesia de mi sector se oficiará la misa.

11. Los nombres correspondientes a los días de la semana, de los meses y las estaciones del año, ¿deben escribirse con mayúscula o minúscula inicial?

Según el punto de vista académico, esos nombres (lunes, enero, primavera, norte…), no son propios, sino comunes, y en tal virtud se recomienda escribirlos con minúscula inicial, excepto cuando aparecen al comienzo del enunciado, inmediatamente después de punto o cuando forman parte de denominaciones o unidades léxicas en las que funcionen como nombres propios: a) Jueves, 29 de junio del 2023; b) Un Viernes Santos nació mi hija.

 Lo mismo sucede con los nombres de los puntos cardinales (norte, sur…). «Aunque en épocas pasadas – explica al respectola Ortografía de la lengua española – solían escribirse con mayúscula inicial, asimilándolos a los nombres propios, se consideran ortográficamente nombres comunes, aunque de referente único, que deben escribirse con minúscula…» (2010: 456)

12. ¿Es cierto que todos los nombres que designan cargos deben escribirse con letra inicial minúscula?

Así es. Los títulos, cargos y nombres de dignidad, como rey, papa, duque, presidente, ministro, diputado, senador, coronel, vicepresidente, general, etc. se escriben con letra inicial minúscula, vayan o no acompañados del nombre de la persona que los  tiene o desempeña:  «El papa Francisco es nativo de Argentina»  «Felipe VI es el actual rey de España» «El comandante general del Ejército supervisó los recintos militares fronterizos» «El ministro de Educación no satisfizo las demandas de la A.D.P. » « El presidente inaugurará varias obras». Sin embargo, en casos como estos, es común que se apele a la llamada «mayúscula de relevancia o dignidad», utilizada para marcar el respeto o prestigio otorgados social o individualmente a determinadas personas. En tal virtud, se entenderá que se deberá escribir «Princesa», peno no sirvienta; «Papa», no sacerdote; «Vicepresidenta», pero no enfermera…

« En el país – afirma al respeto el maestro, académico y lingüista Rafael González Tirado –se mayusculiza con harta frecuencia. De esa manera se sacraliza el objeto – sujeto aludido. Esta forma revela que en la mente del que escribe prima una suerte de dignificación ortográfica para algunos empleos: Presidente, Juez. Fiscal…» (Las mayúsculas dominicanas, 1999:30).

13. ¿Es admisible la práctica muy común consistente en combinar mayúsculas y minúsculas en el interior de una misma palabra?

Semejante práctica no es propio del sistema ortográfico del español, razón por la cual debe evitarse. Escribir, por ejemplo, « DoMiNgO» constituye la más auténtica expresión del caos ortográfico en que, según, María Moliner, se incurre en el uso de las letras mayúsculas.

14. ¿Cuándo se recomienda escribir enteramente en mayúsculas?

En la escritura ordinaria, lo normal es que se use como letra base la minúscula, y cuando de manera excepcional se emplea la mayúscula, esta, por  regla general, debe aparecer al inicio del enunciado. Solo en contextos muy específicos y en textos cortos, cuando se pretende   facilitar la legibilidad y visibilidad, se recomienda escribir en mayúsculas enteras lo siguiente: las palabras o frases que aparecen en las cubiertas y portadas de los libros y documentos, así como los títulos que identifican cada una de sus divisiones. También las cabeceras de diarios y revistas, los lemas y y leyendas que figuran en banderas, escudos y monedas, las inscripciones de lápidas, monumentos o placas conmemorativas, entre otros casos prescritos en la Ortografía de la lengua española (OLE, 2010: 512). Debe evitarse la práctica de escribir enteramente en mayúsculas por simple capricho o creer erróneamente que de esa manera no se incurre i en faltas, en casos de omitir una o más tildes.

15. Por regla general, debe escribirse con letra inicial mayúscula la primera palabra de un escrito y la que va después de punto. A propósito valdría preguntar: ¿Existe algún caso en el que palabra que la encabeza un texto o enunciado pueda escribirse con minúscula inicial?

Eso es solo posible cuando esa primera palabra, en la reproducción de una cita textual, va precedida de los puntos suspensivos utilizados para indicar que en el fragmento citado fue omitido el comienzo del enunciado en el texto original.

16. ¿Es cierto que además de los nombres propios de las divisiones territoriales de carácter administrativo (Moca, Santiago, Espaillat, Tamboril, Santo Domingo…)   debe escribirse con mayúscula inicial el nombre común genérico (capital, municipio, provincia, distrito municipal, diócesis…) que los precede?

No es cierto. Con inicial mayúscula solo debe escribirse el nombre propio de la división territorial o administrativa, y en minúscula el nombre genérico común que aparece antepuesto: municipio de Moca, provincia Espaillat, municipio de Tamboril, diócesis de Santiago, distrito municipal Juancito. Vale aclarar que las formas derivadas de esos nombres genéricos también se escriben con letra inicial minúscula: municipal, distrital, provincial, etc.

17. ¿Es cierto que además de los nombres propios de barrios, urbanizaciones, calles, espacios urbanos y vías de comunicación, debe escribirse con mayúscula inicial el nombre común genérico que los precede?

No es cierto. El sustantivo genérico común (calle, avenida, barrio, carretera, plaza, paseo, autopista…)  que precede a los nombres antes mencionados, según la norma académica, se escriben con letra inicial minúscula : autopista Duarte, calle Sánchez, barrio Capotillo, plaza La Bandera, carretera Peña, avenida Tiradentes.

18. ¿Nunca el nombre genérico común (isla, rio, cordillera, sierra, mar, lago, océano, etc.)  que se antepone al nombre de un accidente geográfico, debe, como este, escribirse con inicial mayúscula?

En tal caso, la mayúscula inicial puede utilizarse siempre que el sustantivo genérico forme parte de la denominación (Sierra Maestra, Mar Rojo, Ciudad de México…). De lo contrario, como ya especificó en otra parte de este trabajo, el nombre genérico se usará en minúscula (sierra de Bahoruco, cordillera Septentrional, río Yuna, lago Enriquillo, isla Beata…)

20. ¿Debe emplearse mayúscula inicial en los sustantivos y adjetivos que forman parte del nombre de festividades civiles, militares o religiosas, así como de los periodos litúrgicos?

Muy cierto. Por esa razón, los nombres de algunas de esas festividades se prescribe escribirlos como sigue: Navidad, Año Nuevo, Nochebuena Día de las Madres, Día del Maestro, Día Internacional de la Mujer, Adviento, Semana Santa, 

21. ¿Cuándo el artículo que aparece delante de un nombre propio debe escribirse con mayúscula inicial?

Solo cuando forma parte de dicho nombre (El Salvador, La Romana, La Habana, El Seibó, Las Vegas…). Si por el contrario, el artículo no forma parte de la denominación, siempre se iniciará con minúscula: el Chavo, el Penco, el Quijote, la Celestina, los Estados Unidos, la India, la Biblia.

22. ¿En los medios de comunicación es frecuente ver escritos con mayúscula inicial apellidos que comienzan con la letra /d/. ¿Se considera válida esa forma de escritura?

En la Ortografía de la lengua española se indica que si un apellido comienza por preposición, o por preposición y artículo, estos se escriben con minúscula cuando acompañan al nombre de pila (Bethania de la Cruz, Pedro de la Rosa, Félix María del Monte…). Sin embargo, si se omite el nombre de pila, la preposición debe escribirse con mayúscula inicial (señora De la Cruz, señor De la Rosa, poeta Del Monte).

23. Los nombres de constelaciones, estrellas, planetas y astros, ¿cómo deben escribirse, con mayúscula o minúscula inicial?

Estrictamente considerados como tales, esos nombres, según está pautado, se escriben con letra inicial mayúscula: a) El Sol es el astro central de nuestro sistema planetario; b) La Tierra oscureció totalmente a la Luna. Por el contrario, si el nombre se refiere, como en el caso del Sol y de la Luna, a los fenómenos sensibles de ellos derivados, se escribirá con minúscula: a) El sol quema hoy más que nunca; b) Noches de luna llena.

24. ¿Por qué una palabra que a simple vista se percibe como un nombre propio, suele verse escrita con letra inicial minúscula?

Eso se debe a que  la norma ortográfica establece que cuando el nombre propio se use como común, es decir, cuando pase a designar un género o una clase de objetos o personas, deberá escribirse con minúscula. Ejemplo: «No soporto el autoritarismo de mi jefe. Es un verdadero Trujillo». En este caso, «Trujillo», más que el nombre de una persona, debe concebirse como una clase de individuos con los mismos rasgos autoritarios que el dictador Trujillo. En ocasiones, sin embargo, sucede lo contrario: el nombre común es usado como nombre propio, vale decir, el nombre originalmente común, abandona su rol clasificador para asumir la función identificadora o particularizadora propia de los nombres propios, pasando, por efecto del fenómeno de la antonomasia a designar un ser concreto o específico con un fin señalador. (Se denomina antonomasia a la figura que consiste en utilizar un nombre común con el valor de un nombre propio).

La palabra monumento, por ejemplo, es un nombre común; pero en la República Dominicana, y especialmente en Santiago de los Caballeros, cuando alguien dice «Te espero en el Monumento…», ya se sabe que mediante un uso antonomástico, ese alguien se está refiriendo a la histórica torre arquitectónica ubicada en el mismo centro de la Ciudad Corazón.

25. ¿Por qué en muchos libros, el título aparece escrito con minúscula inicial?

Se trata de una estrategia de mercadeo de la impresora que diseña el texto con el único fin de llamar la atención del receptor o para producir un efecto estético o artístico. Para esas empresas publicitarias, no solo vale la información que se transmite, sino también la apariencia del mensaje. De esa manera se prefiere violar la norma ortográfica indicada con el fin de lograr el efecto publicitario deseado.

Hasta aquí, este breve recorrido ortográfico acerca del uso de las letras mayúsculas o de lo que María Moliner considera como la más caótica cuestión de la escritura española; pero no solo Moliner. En iguales o parecidos términos se expresó Salvador Gómez, miembro de la Real Academia Española y coordinador de la actual Ortografía de la lengua española (2010), cuando en el periódico español ABC escribió, hace ya trece años lo siguiente:

«El uso de las mayúsculas y minúsculas es la parte de la escritura menos regulada, la que presentaba mayor grado de incertidumbre y de usos mudables; por lo tanto, mayor cantidad de problemas». (20/12/2010)

fuente:diariolibre.com.do

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *